Los pantalones de tela de hombre, si bien más que asentados como comodín para looks formales, están empezando a despegar como prenda casual y cool para el día a día, gracias principalmente a la influencia de personalidades del mundo de la música, que están demostrando que los hombres también pueden jugar a la moda con siluetas innovadoras. Como bien sabe el hombre moderno, los pantalones de tela son un must have para cualquier outfit casual. Sumados a una camisa y unos mocasines o náuticos, o junto a una camiseta, un jersey liso y unas bambas, estos pantalones de hombre se convierten una y otra vez en el mejor escaparate. Otra corriente en alza son los pantalones cargo o militares, que surgen como un revival del “undergorund” de los 90 más que como una novedad, mientras que los clásicos chinos no dejan de reinventarse con detalles como trabillas y costuras de color.

Una vuelta de tuerca a los pantalones de tela de hombre

Al margen de los trajes, los pantalones chinos siguen siendo una alternativa por excelecia a los pantalones de tela de hombre, aunque su corte se ha ido estrechando en los últimos años para estilizar la figura, y recientemente han empezado a acortar su largo hasta dejar el tobillo a la vista. Caprichos de la moda: lo que hace una década llamábamos despectivamente “pesqueros”, ahora es el canon deseable para el hombre moderno, y más aún si se lleva el bajo ligeramente remangado. Ésta es sencillamente la clave para actualizar con éxito la imagen de cualquier varón: enfundarle en unos pantalones “slim fit” y remangar por abajo. Otra forma de dar una vuelta de tuerca a los chinos es jugar con las texturas y estampados. Elegir en Zalando un tejido de franela o un jaspeado, por ejemplo, supone un minúsculo cambio técnico que, sin embargo, se traduce en un gran cambio de intenciones. Y es que muchas veces lo más moderno es recurrir a lo más tradicional.

No te pierdas