La evolución de la ropa íntima de mujer nos lleva al auge de dos polos opuestos que suman adeptas por igual: sencillez sport representado por el algodón, los tejidos tecnológicos, los cortes minimalistas, las costuras invisibles o la sencillez sin adornos versus barroquismo representado por encajes, tejidos refulgentes, cortes sugerentes y lazos. ¿Una contradicción? No. Más bien un espejo de la nueva feminidad, en la que por encima de todo prima la libertad de elección. ¿Quieres ir cómoda? Genial. ¿Prefieres ir ultra sensual? ¡Bien por ti! Mientras las activistas de los 70 quemaban sujetadores para reivindicar igualdad, el nuevo mantra consiste en la ausencia de complejos: el querer ser iguales no está reñido con los símbolos femeninos. Así, en la última década hemos asistido al boom del look pin up, al renacimiento del burlesque y a la proliferación de firmas de lencería que han convertido el pasado en la tendencia más actual.

La ropa íntima de mujer que más favorece

La ropa íntima de mujer de inspiración antigua, delicada y profusa en adornos- es simplemente tan moderna como aquella en la que no vemos una sola costura. Es una cuestión de gustos decantarse por una opción u otra. Igual que es una cuestión personalísima la elección entre slip, tanga o culotte, los tres cortes de partes inferiores por antonomasia. Esta última braguita repunta cada temporada más porque aúna la función de no notarse bajo la ropa con la estética retro en boga. Los culottes resultan favorecedores para las caderas amplias, ya que la cantidad de tela hace parecer más pequeño el trasero, mientras que los tangas aportan visualmente más volumen a los glúteos pequeños. En Zalando, además, encontrarás innovaciones como partes inferiores que modelan la figura, ya sea con efecto push up o conteniendo el vientre con un ajustado talle alto.

Te recomendamos